e-book Su majestad la reina (Volumen Independiente nº 1)

Descargar libre. Reserve el archivo PDF fácilmente para todos y todos los dispositivos. Puede descargar y leer en línea el archivo PDF Su majestad la reina (Volumen Independiente nº 1) PDF Book solo si está registrado aquí. Y también puede descargar o leer en línea todos los archivos PDF de libros relacionados con el libro Su majestad la reina (Volumen Independiente nº 1). Feliz lectura Su majestad la reina (Volumen Independiente nº 1) Bookeveryone. Descargue el archivo Libro gratuito PDF Su majestad la reina (Volumen Independiente nº 1) en la Biblioteca completa de PDF. Este libro tiene algunos formatos digitales como el libro de papel, ebook, kindle, epub, fb2 y otros formatos. Aquí está la biblioteca de libros CompletePDF. Es gratis registrarse aquí para obtener el archivo del libro PDF Su majestad la reina (Volumen Independiente nº 1) Pocket Guide.

Articles

  1. Información básica sobre protección de datos
  2. De Wikipedia, la enciclopedia libre
  3. Barbados quiere que la reina Isabel II deje de ser su jefa de Estado | Archivo - La República
  4. Barbados quiere que la reina Isabel II deje de ser su jefa de Estado

La costumbre que tenían era que los señores y mayores mandaban que, so graves penas, ninguno criase a su hijo, sino que [a] todos enviasen a[l] telpochcalco en siendo de edad de doce años, p[ar]a que allí deprendiesen buen[a]s costumbre[s]. Y [a] los que eran p[ar]a el servi[ci]o del templo [los] enviaban a[l] calmecac, donde deprendían las ceremonias. Tres veces tañían el caracol: una vez, a prima noche, y otra vez, a media noche, y [otra], al alba, y [las] tres veces sahumaba[n].

Y el que no merecía por su [propia] persona, aunque fuese hijo de gran señor, no podía traer cosa ninguna [de distinción], sino [que su vestir era] llano. Y [a] los muchachos, si [alguno dellos] se amancebaba estando en la escuela, le castigaban [y] apaleaban hasta que [le] dejaban medio muerto. Y los que eran de edad, [si] se casaban, las ceremonias que hacían eran que les sentaban junto al fuego [en un petate] y les emplumaban con pluma de color, y no se alzaba el petate hasta el tercer día.

Y, si cometía[n] adulterio, se les quebraban las cabezas [y] entrambos morían. Y, si e[ra] manceba [la que] cometía traición, [la] entregaban a los mancebos p[ar]a que se aprovechasen della; porque tenían mujeres legítimas y mancebas. Los que gobernaban era [llamados] tlacatecuhtli [y], tras éste, tlacochtecuhtli, tlilancalqui, ezhuahuacatl, quauhnochtli, y [a] otros interiores [llamaban] tlayacanques.

Y traían, cada uno, un sarta[l] de cabezas llama[das q]uahuatzalli,[60] por señas de los que ha[bía] cautivado y vencido en la guerra, y los cuerpos los dejaban. Peleaban con arcos y flechas y, a manera de lanzas, unos bordones con su pedernal [a los] que [lla]man tecpatopilli. Y los mantenimientos [que usan] es el maíz, [del] que hacen tortillas y tamales, y chile y sal, y, algunos, carne.

Ataque a Khan

Y antiguamente vivían mucho [y], de viejos, morían; y, si alguno moría en su juventud, lo tenían por milagro [y] decían que los dioses debían de estar contra él enojados. Y las enfermedades o pestilencias venían de treinta a treinta años. Ahora se van haciendo delicados, porque, antiguamente, [se] ejercitaban en muchos trabajos, dormían en la calle [y] andaban desnudos al frío y al sol.

Por esa causa adolecen muchos, y andan enfermos y viven poco. Y en este pu[ebl]o no se ha visto indio que fuese quebrado, no [con] mal de orina ni ijada. Y [hay] otros cerros pequeños. Y hay otros, grandes como habas, [a los] que llaman ayecotli, y [hay] chia y hauhtli y pepitas de calabazas, [a las] que llaman ayohuachtli.

Y, [en general], toda la verdura traída de España se da muy bien. En este pu[ebl]o se coge muy extremado trigo y cebada. Y [hay] carneros y cabras, y el mejor herbaje[67] p[ar]a cabras y carneros que hay en toda la comarca, porque crían mucho sebo, y los cabritos gordísimos.

Hay trece leguas y [es] todo camino llano.

Cae Méx[i]co entre sur y poniente. Y se trae el agua de tres leguas, que mana de unos cerros altísimos que [se] llaman Itztli. Y este pu[ebl]o tiene dos leguas de monte hacia la banda del norte. Y el pu[eblo] tiene sus calles: tiene doce calles, [y] otras doce que atraviesan; y el monasterio coge dos calles. Y, mediante Juan de Umaña, español, intérprete que para efecto [fue] nombrado, les hizo las preguntas siguientes:. Los pueblos comarcanos son Tulantzingo, cuatro leguas hacia levante; Tepeapulco, dos leguas, entre levante y sur; la congregación de Cempoala, legua y media, [y] cae hacia el poniente.

Se fundaron por mandado del señor de Tezcuco. Muy pocos hablan la lengua mexicana. Tributaban al d[ic]ho señor de Tezcuco mantas de [he]nequén,[80] porque es gente pobre. No lo supieron decir el nombre dellos. Beben de jagüeyes. No tienen otra granjería.


  • RESUMEN DE GRAFFITI DE LELIA GÁNDARA: COLECCIÓN RESÚMENES UNIVERSITARIOS Nº 438;
  • Co?digo de la estructura de la Administracio?n Institucional del Estado (1/4) (España) (Edición 2020);
  • Menú de navegación;
  • Características y necesidades de atención higienicosanitaria de las personas dependientes. SSCS0108;
  • ADN: La senda del corazón;
  • Escáner Cultural, Revista Virtual.!

La descripción del pu[ebl]o de Cempoala, y Epazoyuca y Te[t]liztaca. Tlaquilpa y Cempoala.

Información básica sobre protección de datos

Confusión explicable porque, en el siglo xvi, la grafía de la p y de la x resultan muy semejantes. Mi reconstrucción del topónimo se apoya en la etimología que propone la fuente en el capítulo trece inmediato. Ver, abajo, la nota Ver, arriba, la nota 1. Es una herramienta para encalar. Era el jefe de grupo en el trabajo, no precisamente un guerrero. No he encontrado noticia alguna sobre sus fundadores. Ver Castillo Ferreras El manuscrito de Epazoyuca, fol. Como se ve, las posibilidades de reconstrucción son varias.


  1. Un inmenso arsenal de mercancías.;
  2. La Leyenda del Anillo Triangular (1 parte): Elige tu Aventura;
  3. Zero no Tsukaima ~ (Spanish).
  4. Voces Anónimas : Tomo III;
  5. Debe ser un error en la lectura. Ver, arriba, las notas 42 y Lo que me importa en este momento es subrayar que Minas de Cimapan, cualesquiera que hubieran sido sus relaciones con la provincia de Xilotepeque, en se administraba en forma autónoma y, por eso, Alexo de Murguía recibió, directamente del virrey Enríquez, junto con la Instrucción y Memoria, la orden de preparar el informe de aquella localidad.

    De haberse considerado Cimapan un sujeto subordinado a Xilotepeque, la relación de estas minas habría corrido probablemente la misma suerte que la RG de la cabecera, cuyo paradero se desconoce en la actualidad ver Gerhard, Cimapan, [Arz]obispado de Mérico. Nueva España. Caen en término y jurisdicción de la provincia de Xilotepeque, hacia la banda del norte de la d[ic]ha cabecera. Y, en tres a[ñ]os q[ue] ha que resido aquí, lo he visto y experimentado, y se tiene por los indios naturales destos pueblos por especial providencia de Dios, y ansí muestran entenderlo; y tienen alguna reformación, porque son brutos, como abajo diremos.

    El temple es bueno y muy sano, en tanto grado, q[ue] la pestilencia de los dos a[ñ]os pasados apenas se sintió en estos pueblos. Y, como era poca la tierra que sembraban y no bastaba [a] sustentarles su año, se sustentan con aguamiel que sacan de los magueyes, de que es muy fértil la tierra, y otras legumbres silvestres y no conocidas en n[uest]ra España.

    Hablan dos suertes de lenguas, chichimeca y otomit[e], y el que sale ladino dellos es en la lengua mexicana, que es la general desta tierra; y a éste llaman ladino,[6] q[ue] la habla.

    De Wikipedia, la enciclopedia libre

    Es camino derecho. Este pueblo de Izmiquilpa es de otra jurisdi[cci]ón, y hay al[ca]ld[e] mayor en él y monasterio de frailes agustinos, uno de los principales desta orden. Adoraban piedras y palos labrados al modo que les parecía, y [a] aquéllos tenían por sus dioses. Hay otro monte al oriente destas Minas. Danse gallinas mansas, de la tierra y de Castilla, y hay gavilanes finos y algunos sacres. Y hay algunas de sólo plomo y, de poquita ley, de p[la]ta; hay mucha margajita y alcohol: el alcohol y mineral, de caparrosa.

    Y los mercaderes tratan con ellos, así de las cosas de España como de lo hecho en esta tierra. Los naturales daban sus tributos a su encomendero, antes que estas Minas se poblasen, en codornices, conejos y liebres, y otras aves y cazas. Y, después q[ue] los españoles poblaron estas Minas y supieron qué cosa era din[er]o, tributan, de un año a esta parte, en dineros y en maíz, conforme a la tasación hecha por el Audi[enci]a.

    Sigue, a continuación el impreso de la Instrucción y Memoria En cualquier caso, la RG de Xilotepec se ha extraviado ver Gerhard, Comenta FPT , vi: 3, n.

    Barbados quiere que la reina Isabel II deje de ser su jefa de Estado | Archivo - La República

    El documento no aclara si la lengua que se empleó en la sesión fue la mexicana o la propia del pueblo, la tepuzteca; pero es dable conjeturar que fue la primera. En cualquier caso, la responsabilidad, así de la encuesta como de la redacción del informe, recayó en el escribano, Francisco de Villafuerte. Para obviar ese escollo, mi transcripción ha optado por ignorar los capítulos establecidos por Villafuerte y, atendiendo exclusivamente a los capítulos de la Memoria, ha reorganizado conforme a tal referencia el material del informe. Es decir que, respetando escrupulosamente la constitución del escrito, éste se ha dividido en capítulos convencionales que se refieren a aquéllos de la Memoria.

    Cit[l]altomahua y Anecuilco. N[uev]a España. Conquistador: Isidro Moreno. Y yo, el d[ic]ho Fran[cis]co de Villafu[ert]e, acepté el d[ic]ho cargo debajo del d[ic]ho juramento, y lo firmé de mi nombre. Y el d[ic]ho señor corregidor me dio poder cumplido, y lo firmó de su nombre, siendo tes[tig]o Jorge de Alvarado, estante en este d[ic]ho pue[bl]o.

    Y el d[ic]ho Isidro Moreno vino por las montañas altas, conquistando hasta Tlacotepec. Y [dijo] que esto es lo que sabe acerca desta pregunta.


    • Zero no Tsukaima ~ (Spanish) - Baka-Tsuki!
    • Buen trabajo: La vida de las plantas (Good Work: Plant Life) (TIME FOR KIDS® Nonfiction Readers);
    • ¿Democracia sin religión?: El derecho de los cristianos a influir en la sociedad;
    • Historias de Mujeres que solo entienden las Mujeres;
    • Guía práctico para la vida espírita;
    • Relacionados;

    Y, hacia la marina, no es tan montuosa como hacia la parte de arriba, [donde es] de muchas cuestas y cerros altos, y muchas lomas y cordilleras. Y [es] de muy mal camino, por causa de las montañas altas y de mucha serranía, [y] por [las] muchas vueltas que va dando el camino, por los ríos y barrancas que hay por el d[ic]ho camino. Y todos estos arroyos y ríos pequeños se van a juntar, dos leguas abajo, a un llano, y se hace un río caudaloso que entra y desemboca en la Mar del Sur, en la playa que dicen de Coyuca.

    Es el d[ic]ho pue[bl]o muy fértil, por causa de los d[ic]hos ríos y arroyos que por él pasan, y [que lo] cercan de muy lindas aguas y muy delgadas. La otra despoblada, que estaba hacia la parte de poniente, se nombraba Xahualtepec. Y, ansimismo, murió mucha gente en este d[ic]ho pue[bl]o y en otros comarcanos, y que, a esta causa, estaba despoblada aquella d[ic]ha est[anci]a, y, a esta causa, había muy pocos indios en este d[ic]ho pue[bl]o y en sus sujetos.

    Barbados quiere que la reina Isabel II deje de ser su jefa de Estado

    Estaba la d[ic]ha estancia de Xahualtepec [a] una legua deste d[ic]ho pue[bl]o. Aunque, por tiempos, suelen correr otros vientos, porque, en tiempo de aguas, corre y reina [el] sur o sudeste con gran furor y ruido, y con grandes tempestades de aguas que hacen muchos daños en las casas, porque las suelen derribar por causa [de] que son de paja y de horcones de palos, aunque algunas son de adobes.

    Reina el norte, desde el mes de noviembre, hasta febrero, que es pasadas que pasan las aguas; y, a esta causa, muren muchos naturales. Y, los que querían, subían en altos montes y sierras, y allí encendían una resina que es a manera de incienso blanco, y cortaban papeles y otras plumas, y allí se cortaban las lenguas y en otras partes de sus miembros, y los ofrecían al Demonio, y, a las piedras, rociaban con la sangre que les salía de las lenguas y orejas.

    Y [dijeron] que ésta era su manera de ritos, y [éstas las] adoraciones y cultos que hacían a sus ídolos. Y [que] los esclavos que ellos daban al d[ic]ho Montezuma eran p[ar]a que los d[ic]hos mexicanos comiesen. Y que ellos les mandaban todas las veces que habían de hacer algunas guerras con los pueblos que estaban por los llanos a ellos comarcanos, junto a las costas, e iban a pelear y hacer guerras con ellos, p[ar]a cautivar esclavos p[ar]a enviar a su señor en Méx[i]co.

    La manera [en] que ellos peleaban era que los d[ic]hos sus señores y capitanes los llevaban a los lugares en donde habían de pelear, y ellos los gob[er]naban y ordenaban. Es río caudaloso, por causa de que se juntan otros ríos y arroyos, y va por muchos y muy altos peñascos, que es cosa de gran maravilla. Va este río a desembocar a la misma Mar del Sur, abajo hacia [el] sudeste, a la playa y boca que dicen de Nahualan. Tomó el nombre de Xiquipila, por un pue[bl]o, que estaba cerca dél, que se llamaba Xiquipilan.

    Es tierra muy sana y de muy buen temple. Son estos d[ic]hos pueblos de buenos temples y sanos, aunque suelen correr algunos nortes muy malos y dañosos que causan muchas enfermedades a los naturales, así de fríos y calenturas como de romadizo.